Blackberry es furor en Argentina pero ya perdió el trono frente a iPhone y Android

0
387

fpicone.jpg Por Federico Picone

Al contrario de los Early Adopters, la gran mayoría de la sociedad argentina se encuentra plagada por los Early Majority y los Late Majority, dos grupos de adopción tardía de la tecnología, que si bien se siente en la cresta de la ola frente a los demás, a nivel mundial se encuentran lejos de posicionarse como innovadores.

Un claro ejemplo de ello es el hecho del furor actual de la BlackBerry en la masa Argentina, casi como si fuera el gran chiche electrónico por excelencia y el ideal para empezar a conocer el mundo de los smartphones, probablemente por su sencillez de uso, su teclado QWERTY adictivo y por la posibilidad de estar conectado vía e-mail y chat 24/7.

Pero la realidad dicta que la BB está bastante más lejos de la media de lo que hoy se puede hacer con un smartphone, con una calidad bastante baja de filmación y toma de fotografías, más un plus de un sistema operativo con pocas opciones y una navegabilidad casi nula, frente a las opciones del iPhone o de cualquier dispositivo con Android en su interior.

Los números del mercado hoy dicen que sólo el 25% de los norteamericanos utiliza BlackBerry, lo que básicamente significa una caída del 10% respecto a octubre de 2010, y que de alguna manera representa la actualidad de RIM, frente a la proliferación de otras marcas, algunas creídas muertas como Motorola.

Igualmente no pasará mucho tiempo para que los argentinos comencemos a migrar a otros smartphones, sólo se trata de tener a un amigo con un teléfono Android o con un iPhone, para que un usuario de BB se dé cuenta que sus opciones frente al Social Media e Internet son limitadas, algo que quiérase o no genera recela y necesidad de compra (la famosa receta del capitalismo).

El tiempo dirá si RIM sigue como hasta ahora y sigue cayendo en picada como Nokia, o las dos grandes empresas renuevan algunos de sus pensadores para volver al ruedo con más y mejores dispositivos, amoldades a las nuevas reglas del mercado.

Dejar una respuesta