Diseños en vinilo para decorar ambientes en pocos segundos

caskaras-vinilo

Dos amigos encontraron en el vinilo la forma de ofrecer a empresas y particulares una alternativa para decorar ambientes a bajo costo, con diseños originales y la posibilidad de sacar los dibujos con unos pocos segundos de secador de pelo.

Tomás Vidal y Paz Caradonti crearon Caskaras el año pasado, después de realizar algunos diseños para producciones televisivas, que empezaron a ser reclamados por sus amigos, que también querían decorar con esta suerte de calcomanías fáciles de aplicar y de sacar.

“Tomás tiene una productora y yo soy decoradora. Juntos empezamos a trabajar el vinilo para producciones y gustó. Este material ya se usaba mucho afuera y a nosotros nos pareció ideal para poder ofrecer algo diferente, de fácil aplicación y que decora sin dejar marcas”, relató Caradonti.

“El vinilo es importado, así que empezamos con algunas compras y después elegimos talleres de corte acá, para que hicieran los diseños. Arrancamos con clientes míos de decoración y de ahí fuimos avanzando”, agregó.

El dúo dividió la oferta. Por un lado, armó un servicio de diseño personalizado, por el cual el cliente puede solicitar una impresión particular y también su aplicación.

Propuestas
“Lo que hacemos es sacar una foto del ambiente y lo superponemos con el diseño pedido para que el cliente pueda ver cómo queda. Si se trata de un diseño grande mandamos a un aplicador, para que no tenga imperfecciones. Muchas empresas nos piden frases o palabras para inspirar a la gente en determinados ambientes de trabajo”, explicó Caradonti.

Caskaras también armó diseños estándar divididos en figuras abstractas, naturaleza, chicos y objetos. Entre otras impresiones, pueden verse siluetas femeninas, percheros, paragüeros y plantas. Algunos diseños fusionan los dibujos con el objeto real: por caso, el perchero viene con un gancho real para colgar.

Según explica Caradonti, el vinilo tiene muchas ventajas. Es un adhesivo resistente que permite transformar un ambiente en pocos minutos y “sin hacer un enchastre”. Es de fácil aplicación y para sacarlo sólo hay que pasarle un poco el secador de pelo.

¿Marcas? “Ninguna. Todo queda impecable”, respondió la diseñadora, tras explicar que el material puede aplicarse sobre puertas, ventanas, espejos, vidrios, durlock pintado o fórmica, entre otras superficies.

Con su propuesta, Caskaras facturó 220.000 pesos en su primer año de operaciones, y este año espera elevar un 20 por ciento esa cifra. En el estudio de diseño que tiene en Martínez trabajan 6 personas.

Expansión
Actualmente, la empresa comercializa el grueso de los dibujos estándar a través de su portal – www.caskaras.com – y está enfocada en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, aunque realizó envíos al interior y decoró un hotel en Miami. Su objetivo inmediato es ampliar la presencia en las casas de diseño.

“Estamos en Puro Diseño y en negociaciones con Manifesto. Lo que ofrecemos son algunos diseños que vienen en bolsas listos para aplicar con su espátula”, señaló la emprendedora. En lo que respecta a la oferta, la empresa se prepara para lanzar “skinnies”, una variedad de vinilos especialmente diseñados para decorar notebooks .

Caskaras también apunta a independizar su producción con la incorporación de una máquina de corte. “Queremos una para poder hacer los diseños más chicos, y estamos preparando la inversión”, dijo Caradonti, y agregó: “También estamos cerrando una alianza estratégica con un estudio de Perú. Nosotros les vamos a mandar los diseños y ellos se harán cargo de la producción.”

Fuente | La Nación

email