El Indec ya no publicará la inflación de las provincias

0
795

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) resolvió pulverizar uno de los últimos índices oficiales que permitían una aproximación a la inflación real: no publicará más el índice de precios al consumidor (IPC) nacional, que incluía información provista por siete provincias -además de la zona metropolitana-, entre ellas algunas que calculan una inflación tres veces superior a la que admite el Gobierno en forma oficial.

La decisión fue confirmada ayer por la directora del Indec, Ana María Edwin, al director provincial de Estadística y Censos de San Luis, Oscar Garraza. “Hablamos por teléfono y me dijo que desde este mes se discontinúa la publicación del IPC nacional”, contó Garraza. No fue aclarado si ello significaba que no se publicará el índice correspondiente a abril (estaba prevista su difusión el próximo lunes 26) o que no se elaborará el indicador correspondiente a mayo (que se publicaría en junio).

Según indicó el funcionario puntano, la única explicación que le dio Edwin fue que “en realidad no es un IPC nacional” porque no mide todas las provincias y que, después de todo, el IPC-GBA (Capital Federal más conurbano) y el resto de la provincia de Buenos Aires representan el 73,4% de ese indicador “y San Luis sólo el 0,8%”.

El IPC-GBA es elaborado directamente por el Indec y, desde que asumieron los funcionarios que responden al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, arroja tasas de inflación muy por debajo de otros distritos y de las mediciones privadas.

Garraza dijo que estimaba que también sus colegas de las otras provincias incluidas en el IPC nacional (Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Catamarca, Mendoza y Buenos Aires) habían sido informados de la decisión del Indec. “Sería una sorpresa mayúscula si fuéramos los únicos”, dijo.

Sin fondos
Las provincias incluidas en el IPC nacional firman un convenio con el Indec por el cual reciben fondos para solventar sueldos del personal destinado a las mediciones. Sin embargo, el convenio de este año no había sido firmado todavía. Pese al desmantelamiento del IPC nacional, las provincias podrán seguir realizando sus propias mediciones, aunque no serán centralizadas por el Indec. De hecho, Garraza planea proponerles a sus colegas seguir publicando ese indicador por iniciativa de las propias provincias.

El IPC nacional nació bajo el gobierno kirchnerista. Comenzó a publicarse en noviembre de 2005, pero los primeros estudios eran de un par de años antes. “El proyecto tenía mucho impulso, porque en ese entonces las provincias daban una inflación más baja que en la Capital. Por eso nos apuraron para sacarlo en 2005, porque decían que era inconcebible que el IPC no reflejara el resto del país”, recordó Marcela Almeida, que fue coordinadora del IPC nacional hasta que, en agosto último, la desplazaron por denunciar la manipulación de los índices.

La primera etapa comprendía las siete provincias mencionadas (que concentran el 83% del gasto de los hogares), pero para 2007 el gobierno kirchnerista había planeado lanzar la segunda etapa del IPC nacional con otras cinco provincias. Esos planes quedaron ahora en la nada.

La cancelación del IPC nacional se conoce días después del lanzamiento del “nuevo IPC”, con el que el Gobierno pretende recuperar la credibilidad. Entre otras cosas, se reduce la variedad de productos que serán relevados. “A nosotros nos decían que teníamos una inflación más alta porque nuestra muestra tenía menos variedades. Entonces, ¿por qué ahora reducen la canasta del IPC-GBA a casi la mitad?”, se preguntó Garraza.

Durante el primer trimestre de 2008, el Indec reconoció una inflación del 2,5%, mientras que San Luis la calculó en 8,5% y Santa Fe, en 7,1%. Son las dos provincias cuyos gobernadores no están subordinados políticamente a la Casa Rosada.

El año pasado Santa Fe, que tenía un gobernador del PJ, mostraba un índice más parecido al del Indec. En cambio, Mendoza se movió en forma similar a San Luis, hasta que en diciembre asumió una administración justicialista y su índice se plegó a la línea nacional. San Luis terminó 2007 con una inflación oficial del 20,5%, Mendoza calculó un 17,1% y el Indec dijo 8,5 por ciento.

Varios analistas privados, e incluso los técnicos rebeldes del Indec, utilizaban los indicadores del IPC nacional como una aproximación a la inflación real. “Si ahora lo discontinúan no va a quedar un indicador oficial de la inflación de los conglomerados urbanos. Es otra vuelta de tuerca a la manipulación”, consideró el economista Paulino Caballero, de la consultora Economía y Regiones.

Fuente | La Nación

Dejar una respuesta