Empresario de fiestas infantiles reactivó empresa de calesitas y exporta a Brasil

0
2057


De tradición familiar y ligado a una trayectoria de más de 40 años en el negocio de las calesitas, Sergio Dalmaso, titular de Dino Plaza de Juegos, se puso el emprendimiento de su padre al hombro para hacerle frente a la invasión tecnológica de los últimos años. Con la caída del mercado en los 90, decidió apostar por un local para fiestas infantiles con carruseles. Hoy ya cuenta con 5 espacios propios. Además creó Interpark, fábrica de carruseles y juegos mecánicos, con la cual desembarcó con sus productos en Tucumán, Córdoba y Brasil. Ahora quiere meter la cola en los barrios cerrados.

Siguiendo su espíritu emprendedor y seducido por la demanda internacional, a principios de este año Dalmaso creó la empresa Interpark con la que reactivó la fabricación de carruseles – la cual había abandonado – y comenzó a producir juegos mecánicos para plazas, barrios cerrados y parques de diversiones. En los últimos meses, logró vender carruseles de dos pisos a Jesús María, Córdoba capital y Tucumán. Además, exportó productos a Río de Janeiro, Brasil, lo que significó su primera acción comercial fuera del país.

“Se trata de un trabajo artesanal, en este momento se encuentran en el taller un modelista quien trabajaba con mi padre, un tornero y un dibujante”. Y agregó: “No tercerizamos nada, sólo compramos motores, insumos mecánicos y eléctricos”, le dijo Dalmaso a punto biz.

Y siguiendo en esa línea, el titular de Interpark destacó la ventaja competitiva de los productos locales en el mercado internacional. “En Europa o Estados Unidos un carrusel cuesta alrededor de u$s200,000, mientras que en Argentina u$s90.000. Además nuestros productos tienen el valor agregado de la mano de obra especializada”, indicó.

Para ampliar su experiencia en el mercado internacional y contactar futuros clientes, Dalmaso ya tiene la estrategia a seguir. El titular de Dino Plaza de Juegos participará en una feria internacional en Maimi donde exponen empresas de entretenimiento de todo el mundo y allí estará en las rondas de negocio con 15.000 potenciales clientes.

En los 90, el mercado en el que se encontraba empezó a decaer y resultaba difícil conseguir nuevas concesiones, por lo que Dalmaso decidió abrir su primer local de fiestas infantiles ubicado en calle Mitre al 1835 con carrusel en su interior. El punto de partida le significó tener hoy 4 locales en Rosario y uno en la ciudad de Córdoba.

Su padre explotó durante varias décadas la calesita que se encontraba en la terminal de ómnibus Mariano Moreno y producía piezas para carruseles. Además, desde aquella época su familia regentea los carruseles del parque Urquiza y el parque Nacional a la Bandera.

Patrimonio histórico

En el mes de mayo, el Concejo aprobó un decreto para generar financiamiento a propietarios de calesitas y carruseles instalados en parques y plazas públicas de Rosario. Esta iniciativa fue presentada por el presidente del bloque Socialista, Manuel Sciutto, y apunta a revitalizar y recuperar parte del patrimonio histórico y cultural de la ciudad.

“Si bien la iniciativa del Consejo no apunta a la instalación de nuevos carruseles en la ciudad, sino a la preservación de los ya existentes, nosotros podemos vernos beneficiados ya que los concesionarios deberán reponer, reparar y restaurar algunas piezas”.

El decreto encomienda a la Municipalidad de Rosario la generación de créditos para la restauración de las calesitas y carruseles, pero además promueve la creación de alternativas para afrontar los gastos de tareas de reparación que demanden.

En relación al avance de las nuevas tecnologías, Dalmaso aseguró: “Las calesitas siguen subsistiendo porque son muy atractivas para chicos más pequeños y sus padres siguen fomentando la diversión al aire libre”

Fuente: Punto Biz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here