Se viene un nuevo aumento del taxi

aumento-de-taxis-en-rosario

Dos por uno. Esta semana llegará al Concejo Municipal un nuevo estudio de costos del servicio de taxis que contempla dos aumentos para la tarifa antes de fin de año: uno del 16 %, que si se aprueba en el recinto entraría en vigencia este mismo mes, y otro del 7 u 8 % a partir del 1º de noviembre. Los incrementos sucesivos que propondrá el mensaje del Ejecutivo responden a una suba escalonada en los salarios de los choferes. De todos modos, nada se aprobará antes de la semana próxima (si es que no lleva otra) porque recién el lunes el tema llegará a la comisión de Servicios Públicos.

Pese a que hace 15 días el subsecretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, negaba cualquier “posibilidad de repensar la fórmula técnica” para aumentar la tarifa de taxis más allá de un 15 %, ayer el titular del área, Gustavo Leone, adelantó que se está “actualizando” el estudio de costos y que el mensaje con los números llegará al Concejo antes del fin de semana.

La modificación, explicó, se basa en que el acuerdo paritario entre la Asociación de Titulares de Taxis Independientes y el sindicato de peones plantea una recomposición salarial del 25 %, escalonada entre agosto y noviembre.

Prima facie, el nuevo estudio —aún en elaboración— contempla subas también escalonadas. Una primera llevaría a 4,10 pesos la bajada de bandera diurna (hoy en 3,60) y a 0,20 la ficha (actualmente en 17). Por la noche los valores pasarían, respectivamente, a 4,60 pesos y 0,22. El alza promedio sería del 16 %. El segundo aumento, a partir de noviembre, rondaría del 7 al 8 %, con la bajada diurna a 4,30 pesos y a 0,22 centavos la ficha, y la nocturna a 4,80 y 0,24.

En principio recién el lunes se tratará formalmente el tema en la comisión, que también debatirá si, de aprobarse el mensaje, el aumento de tarifa de noviembre podría entrar en vigencia automáticamente.

La suba parece tener consenso. Para el concejal Fernando Rosúa (Encuentro por Rosario) es razonable pensar en un reajuste anual ligado al aumento de costos, al igual que para la socialista Clara García. El que se opone es el edil del ARI Oscar Greppi, convencido de que el servicio no ofrece calidad y la suba no beneficiará ni a pasajeros ni a choferes.

Fuente | La Capital

email