Aumenta el miedo de empresarios locales por mayor ingreso de importaciones

0
1497

Los industriales argentinos están en alerta ante la posibilidad de que se agote el proceso de sustitución de importaciones y que sean los productos del exterior los que comiencen a reemplazar a la oferta local.

Con una competitividad de la economía fuertemente resentida por la apreciación del tipo de cambio real y costos directos de producción que en el sector Pyme crecieron 50% entre el primer trimestre de 2007 y el mismo período de 2008, la puerta de entrada para lo importado parece ensancharse paulatinamente.

Según cálculos de Ecolatina, de enero a marzo de este año, el 63% de las importaciones correspondieron a sectores en los que existe producción nacional.

Estas importaciones totalizaron u$s8.130 millones, lo que implicó un incremento del 45% con respecto a igual lapso de 2007.

La gravitación de estas importaciones está creciendo a un ritmo preocupante, según Ecolatina: sólo en el primer trimestre de año ganaron dos puntos porcentuales y desde 2003 acumulan 8 puntos.

“En cualquier escenario las implicancias para la sustentabilidad del modelo iniciado a mediados de 2002 son negativas porque estarían indicando que el margen de competitividad es escaso y que la industria nacional comienza a tener reparos en seguir invirtiendo para sostener el incremento de la demanda”, agrega el informe.

Al respecto, Raúl Ochoa, miembro de la Fundación Standard Bank, sostuvo que “la inflación está carcomiendo los beneficios de la devaluación. En este marco, las importaciones o desplazan del mercado a los industriales locales o les achican los niveles de rentabilidad”. (Ver nota: La “industria argentina” se encareció tanto que ahora es más barato importar)

La rentabilidad de las pequeñas y medianas industrias ha venido cayendo consecutivamente en los últimos años. Según datos del Observatorio Pyme, en abril de 2008 la proporción de industriales que expresó que el nivel de rentabilidad de su empresa es menor a la de un año atrás fue del 64%, ocho puntos porcentuales mayor a la del noviembre de 2007.

Paralelamente, a la hora de analizar los problemas que aquejan a estas industrias, se observa que el 15% de las empresas vio como un problema la pérdida de mercado en manos de importaciones, durante el primer trimestre del año.

Este dato es contundente, teniendo en cuenta que este ítem ni siquiera figuraba durante 2007 entre los diez principales problemas de los empresarios Pyme.

La industria pide ayuda
Frente a este escenario, se prevé para los próximos meses un aluvión de medidas proteccionistas que permitan garantizar a los industriales argentinos una cuota de mercado, que ha descendido paulatinamente en los últimos años, sobre todo en aquellos sectores? donde aún no se implementaron instrumentos”.

En este contexto, según datos de la Secretaría de Industria, durante el primer cuatrimestre del año el número de solicitudes de investigación por daño comercial con apertura en el Boletín Oficial ascendió a ocho.

Esta cifra se encuentra muy por encima de los valores que se manejan desde la salida de la convertibilidad (entre una y tres para ese mismo período).

El dumping es una práctica comercial desleal que implica vender un producto a otro país a un precio inferior al que ese mismo producto se vende en el mercado interno del país exportador.

Los productos que están siendo investigados por la Secretaría de Industria son los equipos de aire acondicionado provenientes de Malasia y Tailandia; los neumáticos para bicicletas de origen brasileño; cubiertos de acero, de China y Brasil; el carbonato de sodio importado desde España y la lana de vidrio fabricada en Nueva Zelanda, entre otros.

“Al crecer la economía, aumentan las importaciones. Esto le da al empresario una mayor sensación de peligro y competencia que en algunos casos no pueden enfrentar por problemas de competitividad e inversión”, explicó.

Según Ochoa, “en la medida en que se vean afectados, va a haber mayor cantidad de pedidos de medidas antidumping y licencias no automáticas”.

“El protagonismo de la Secretaría de Industria va a aumentar, no hay dudas, porque en algunos sectores hay un achicamiento de márgenes, producto de la presión inflacionaria”, agregó Ochoa.

La hora de las licencias
Desde la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), única Entidad Gremial Empresaria de segundo grado representativa de esta industria y que nuclea a 56 cámaras, aseguraron que el sector ya perdió el 20% en manos de las importaciones y que, si no se tomaban medidas, se perdería otro 20%.

Al respecto, Sergio Vacca, el vicepresidente de la entidad –en actual ejercicio de la presidencia-, adelantó a infobaeprofesional.com que están trabajando con la Secretaría de Industria en la confección de un listado de productos que, de manera inminente, recibirán el beneficio de las licencias no automáticas.

“Con el secretario de industria, Fernando Fraguío, estamos trabajando para lograr que un grupo de productos que han sufrido una mayor pérdida de competitividad y tienen mayor peligro de ser sustituidos por importaciones dentro del mercado interno, tengan licencias no automáticas”, sostuvo Vacca.

Desde el Gobierno explicaron que “el dumping es un proceso complejo que dura mucho tiempo. En cambio, las licencias no automáticas se logran con un simple trámite administrativo, no están reglamentadas con audiencias, pruebas y contrapruebas y son efectivas para retrasar el crecimiento de las importaciones”.

En este sentido, Vacca coincidió en que, “si bien no soluciona definitivamente el tema, las licencias aportan una mejora al sector industrial“.

“Lo que nos gustaría es trabajar más en cuestiones de fondo, pero lamentablemente son muchos los factores que han ido minando la competitividad. Nosotros venimos alertando desde hace mucho de este flagelo pero lamentablemente estamos pagando las consecuencias de no haber tomado ninguna medida a tiempo”, concluyó Vacca.

La industria del cuero, en el ojo de la tormenta
Uno de los sectores industriales más afectados en los últimos años fue el del cuero.

La salida de la convertibilidad determinó que la balanza comercial fuera superavitaria entre 2002 y 2003. Esto se explica mayormente por la fuerte caída de las importaciones, según el Centro de Estudios para la Producción (CEP).

Luego, las compras externas comenzaron a crecer y el saldo volvió a ser deficitario, registrando en 2007 un rojo de 45,7 millones de dólares.

El principal origen de las importaciones es China, representando en 2007 más del 80% de las mismas, seguido luego por India, Francia y Brasil.

En este contexto, el presidente de la Cámara de Manufacturas del cuero, Raúl Zylberstein, explicó a este medio que “estamos avanzando con Industria para elevar el arancel externo para la marroquinería del 20 al 35%, el máximo permitido por la Organización Mundial del Comercio”.

“Antes de hacer una cláusula de salvaguardia o de dumping tenemos la posibilidad de llevar al máximo lo que permite la OMC sin este trabajo anterior”, agregó el directivo.

Como el arancel externo común involucra al resto de los países del Mercosur, la cámara ya tendió contactos con las empresas más importantes de Brasil. “Como están muy amenazadas por el avance chino, no vemos mayores inconvenientes en que se logre”, explicó Zylberstein.

Según la cámara, las importaciones afectan a cerca de 2.000 empresas argentinas que fabrican carteras, bolsos y mochilas.

“El aumento del arancel se va a aplicar muy rápidamente porque depende de una simple resolución”, concluyó Zylberstein.

Fuente | Infobae Profesional