Comida, artesanías y pastelería de la Patagonia en un solo lugar

0
1355

Placeres Patagónicos fue la alternativa que Fernando Goijman encontró para traer “un poco de la Patagonia a Buenos Aires”. El emprendimiento combina la gastronomía de la región con artesanías y alimentos para llevar. Y con el paso del tiempo espera ser una vidriera de artesanos y artistas de la región sur.

“El primer local lo abrí en 2003 y combiné los conceptos de restaurante, casa de té y venta de productos. El proyecto fue creciendo y hoy tenemos nuestra propia fábrica de pastelería, franquicias, y en poco tiempo vamos a abrir un restaurante-casa de té en Ushuaia, con pub incluido. Ahí los turistas van a poder encontrar todo tipo de recuerdos de la región”, anticipó Goijman, cuyo proyecto prevé facturar este año 5 millones de pesos.

El emprendedor, de 29 años, se enamoró de la Patagonia cuando sus padres se mudaron a Bariloche poco después de la crisis de 2001. Empezó a viajar en forma regular y de a poco fue conociendo productores y artesanos.

» En ese momento, no había oferta de productos de la zona en el formato que yo elegí. Pensé en una esquina del barrio de Saavedra que sería ideal para armar el primer local. Invertí 40.000 pesos y me traje todo de Bariloche para que la gente pudiera llevarse algo más que comida?, explicó.

» Estuve un año buscando proveedores, entre productores de aceites, mermeladas y artesanos y artistas. Viajé por todo el Sur y en El Bolsón, por ejemplo, encontré unos fabricantes de artesanías increíbles. Les compré un horno de cocción y así logramos que su vajilla sea la del restaurante y la misma que los clientes pueden comprar?, agregó Goijman, sentado en una de las mesas del primer local, que está fielmente ambientado como una cabaña del Sur.

La madera, en paredes y muebles, decora naturalmente el espacio. En el frente se exhiben los productos que, desde 2006, llevan la marca de Placeres Patagónicos. Hay aceites especiados, cervezas y tortas, entre otros alimentos producidos en Chubut, Ushuaia y Santa Cruz.

Según el emprendedor, el restaurante fue ?muy bien recibido por los vecinos? y pasaron tres años hasta que llegó el momento de abrir uno en Bariloche.

» Ese mismo año inauguré la planta de pastelería. Traje a un chef del Sur que había trabajado en el hotel Faena, y así nació Placeres Delicatessen, un formato de local franquiciado que vende facturas, panes y tortas?, señaló.

» Esa planta continuó, abastece a todas las sucursales de la cadena y además a la nueva unidad de negocios empresariales. Teníamos todo para poder participar de ese mercado y empezamos a hacerlo este año con la misma premisa de usar todo patagónico, incluidas las tablas de madera que entregamos con las grandes bandejas de fiambres.?

Expansión
Actualmente, la empresa tiene seis locales (cuatro franquiciados) y está construyendo el último en Ushuaia, que “incorpora el concepto de pub”.

“Al lugar llegan muchos turistas europeos que disfrutan de las cervezas artesanales y queremos que tengan su espacio. Vamos a venderles nuestra cerveza, que producimos en El Bolsón, junto con marcas internacionales”, detalló Goijman.

En los planes de Placeres Patagónicos también figuran nuevas aperturas de franquicias en los barrios de Recoleta, Caballito y Villa Devoto, en la Capital Federal.

“Nosotros les apostamos a los barrios, es un diferencial de la marca. No nos interesan las grandes avenidas, queremos estar más en contacto con el lugar”, dijo el emprendedor, que solía trabajar en la farmacia de su padre.

Otro de los objetivos es avanzar como proveedores de otros comercios como las heladerías Persicco y los restaurantes de Ezeiza y Aeroparque. Finalmente, el emprendedor tiene la ambición de convertirse en exportador. Según señaló, hasta hace pocas semanas estaba prevista la instalación de un local en Miami.

“Teníamos todo listo, pero la crisis financiera internacional lo dejó en suspenso. El inversor sigue ahí y quiere hacerlo, pero está esperando que pase un poco el clima de incertidumbre”, concluyó.

Fuente | La Nación