Cristina ofrece pagar a los bonistas que no entraron al canje de deuda

0
763

En plena crisis de los mercados financieros, el gobierno argentino hizo ayer una fuerte apuesta: la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció en Nueva York que reabrirá la negociación con los bonistas que quedaron fuera del canje de deuda (holdouts) en el año 2005 y al mismo tiempo la refinanciación de los préstamos garantizados, vencimientos que la Argentina deberá enfrentar el año próximo por casi 4.500 millones de dólares.

De este modo, en una sola jugada el gobierno nacional se garantizará “dinero fresco para las arcas fiscales” —según explicó ayer el jefe de Gabinete, Sergio Massa— y al mismo tiempo descomprimirá el estrecho escenario de vencimientos que se vienen en 2009.

La presidenta realizó el anuncio en su discurso en el Council on Foreign Relations, durante su visita a Nueva York, frente a un selecto auditorio que festejó una decisión que se suma al pago al Club de París.

Cristina hizo público ayer que recibió una oferta de tres bancos internacionales para poder llevar adelante la cancelación de la deuda con los holdouts y que, tras evaluarla, la remitirá al Congreso para su aprobación, aunque a priori la evaluó como muy positiva. “Con esta propuesta que hacen tres entidades que son de primerísimo nivel y que son ostentiblemente más favorables que las que obtuvimos en el canje del 2005 posicionan más bien a la Argentina”, dijo la presidenta al reiterar el anuncio en una visita al Nasdaq, donde fue invitada por sus autoridades a cerrar las operaciones del mercado de firmas tecnológicas.

Hacía referencia a la oferta que le presentaron al gobierno argentino el Deutsche Bank, el Barclays Bank y el Citigroup, que también elevaron una propuesta para “la financiación de las obligaciones de Argentina en 2009 y 2010 con lo cual el financiamiento en esos años está absolutamente asegurado”, señaló la mandataria.

Más plata
El ingreso de divisas provendría de un bono por unos 2.500 millones de dólares que aceptarían los bancos involucrados en la operatoria, a lo que se sumaría además el alivio provocado por la refinanciación de los vencimientos del año que viene.

La Argentina mantiene una deuda en cesación de pagos por unos 30.000 millones de dólares con los tenedores de bonos públicos que no aceptaron la quita propuesta en 2005.

Pago con títulos
De todos modos, se confirmó ayer que la propuesta argentina incluye una reducción del capital original de los bonos incumplidos del 65% y a una tasa del 8,28% el plan además prevé la emisión de bonos Discount 2033 y que el pago de los intereses vencidos desde el 2005 se haga con títulos y no en efectivo como se hizo en el canje del 2005.

“En particular, la propuesta se refiere, por un lado, a la posibilidad de finalizar en términos más beneficiosos para Argentina el proceso de canje de deuda comenzado en 2005. Por otra parte, hace referencia también a la refinanciación de parte de los servicios de deuda que el país debe enfrentar en los próximos años. En ambos casos, la propuesta incluye el compromiso de los participantes de aportar dinero fresco a las arcas fiscales”, precisó el jefe de Gabinete.

Apuntó que “en este sentido, y para el caso particular de la deuda no ingresada al canje, esta etapa estará signada por el envío de la misma al Congreso a los efectos de obtener su aprobación”.

Massa destacó que “esta iniciativa surge de los bancos que la hicieron y no como respuesta a una solicitud de Argentina” y recalcó: “Estamos convencidos de que el cambio de los títulos no ingresados al canje de deuda de 2005, más el hecho de dotar de previsibilidad al plan financiero para los próximos años a partir de la refinanciación de los servicios del año entrante y el aporte de dinero fresco contenido en la propuesta, hará que Argentina se encuentre en inmejorables condiciones para encarar la acción de gobierno para los años venideros”.

Fuente | La Capital