Del sótano a la oficina propia con software hecho a medida

1
1233

Son seis ingenieros informáticos egresados del ITBA. Tienen entre 26 y 28 años y dejaron sus trabajos en grandes empresas de software para armar su propio proyecto, especializado en soluciones para redes sociales y aplicaciones para iPhone, que en su segundo año de operaciones prevé facturar más de 1,5 millones de pesos.

Zauber nació como un desafío común de Gabriel Baños, Martín Márquez, Andrés Moratti, Juan Codagnone, Mariano Cortesi y Fernando Zunino: armar aplicaciones nuevas, distintas y complejas.

“Nos estábamos aburriendo en las otras empresas; todos los proyectos eran similares, y decidimos avanzar. Primero buscamos experimentar con las tecnologías y empezamos a armar Flof.com, que es un mapa con lugares catalogados por usuarios en forma libre. Nunca tuvo el objetivo de ser rentable, fue nuestro terreno de pruebas”, explicó Gabriel Baños, de 26 años, director comercial de Zauber y ex empleado de Hexacta.

“Todos trabajábamos y a la noche nos juntábamos a hacer el mapa. Vimos que teníamos voluntad y un desafío común, y Zauber fue el siguiente paso. Pero no era fácil: por una cuestión de costos, no podíamos dejar todos los trabajos. Entonces, Mariano, Juan y yo largamos todo y el resto compartía su sueldo con nosotros y financiaba el proyecto”, agregó.

Las primeras soluciones de software de Zauber se dibujaron en el pasillo de la casa de Mariano. Después el pequeño equipo se mudó al sótano de la misma casa y utilizó una vieja mesa de ping-pong como escritorio.

“Cada uno llevaba su notebook y nos metíamos ahí a trabajar. Por ser todos ingenieros informáticos tuvimos que aprender de cero los temas legales y contables, pero tuvimos la suerte de encontrar buenos asesores. Entre los primeros trabajos estuvo uno para Rapipago, que le hicimos una aplicación para el manejo de transacciones”, recordó Baños.

Salir del sótano
Según señaló, a los seis meses del inicio de operaciones, los proyectos de Zauber se mostraron fuertes y el resto del equipo se desvinculó de sus antiguos empleadores, entre los cuales estaban Globant e IBM. Con más ingresos, se mudaron a una oficina particular y abrieron el juego: “Además de los servicios de desarrollo también armamos productos propios, y estamos por lanzar una herramienta para gestión de proyectos de software. Esto es, un producto orientado al mercado de software factory que les permite a otros productores gestionar sus proyectos en forma más eficiente”, dijo Baños.

Tras armar aplicaciones para otras empresas, como Coca-Cola, Officenet, Garbarino y Tematika, Zauber participó este año en el armado del proyecto Popego, una plataforma que disminuye el “ruido de información que hay en Internet filtrando lo que es relevante para el usuario según su perfil”.

El equipo de Zauber es socio del proyecto junto con un fondo de inversión y el creador, Santiago Siri. Hace tres semanas, Popego se presentó en un concurso de Silicon Valley y fue seleccionado entre 1100 planes. “Fuimos los únicos de América latina en llegar tan lejos. Ahora Popego ya tiene 10.000 usuarios y vamos a poner en marcha el plan de negocios, que todavía no fue ejecutado”, concluyó Baños.

Fuente | La Nación