El “pacto secreto” mantiene tranquilo al campo a pesar del “no” del Gobierno

0
2647

Luego de más de tres horas de reunión, los representantes de la Mesa de Enlace cruzaron las puertas del Ministerio de Economía con una postura llamativamente desprovista de la bronca que caracterizó a todos los encuentros previos con funcionarios del Gobierno.

En lugar de escuchar palabras como “chicana” y frases del estilo “embarrar la cancha”, el titular de la Sociedad Rural (SRA), Hugo Biolcati, y el de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, destacaron el buen diálogo y la cordialidad con la que fueron recibidos pro la ministra de la Producción, Débora Giorgi, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Biolcati, incluso, en un acto de “sincericidio” aseguró que se sentía como “al principio de una reunión con buena onda”, palabras impensadas del titular de la SRA cuando días atrás había pedido que las medidas oficiales no fueran “pura cosmética”.

A primera vista, lo llamativo es que el ruralistas se fueron de la reunión con un puñado de pequeños logros, apenas una fracción de los más de 20 puntos que deseaban discutir con el Gobierno.

Entre ellos se destacó el anuncio de la eliminación de retenciones para productos lácteos y para productos de las economías regionales, y una serie de instrumentos para hacer frente a la crisis cárnica.

De este modo, la propuesta de liberalizar las exportaciones de cereales y la baja de las retenciones para los cuatro cultivos principales no pudo ni siquiera ser mencionada en la mesa, en la que también estaba el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías; el de Coninagro, Carlos Garetto, y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi.

Al respecto, Buzzi se limitó a declarar: “No podemos decir que la reunión fue positiva, pero no fue mala. Hubo voluntad de poner algunas soluciones arriba de la mesa aunque hay algunos temas que todavía no se pudieron hablar, como el de las retenciones a la soja”.

El “pacto secreto”
La respuesta a esta “pasividad” rural aún cuando los resultados fueron magros estaría en una suerte de “pacto de caballeros” previo entre campo y Gobierno.

Según confirmó una fuente de la SRA que formó parte del “grupo logìstico” que apoyó a Biolcati en las negociaciones secretas con el ministro de Planificación, Julio de Vido, -y que terminaron en un pequeño escándalo tras ser reveladas por fuentes oficiales la semana pasada-, “todo lo que se charló con Giorgi ya estaba acordado de antemano”.

Cabe recordar que el miércoles pasado, en una sorpresiva lectura de un comunicado, el vocero presidencial, Miguel Núñez, había indicado que con el titular de la Rural “se alcanzaron acuerdos técnicos en la mayoría de los temas” planteados por esa organización, movida oficial que luego fue bombardeada por la Mesa de Enlace como un intento por dividir al movimiento rural.

A pesar del incidente, tras la reunión de ayer, desde la SRA recalcaron a este medio que “todos los puntos que se trataron forman parte de la lista que se había convenido entre el campo y el Gobierno en esas reuniones”.

De este modo, de acuerdo a la entidad que conduce Biolcati, el pacto, lejos de ser abandonado, formaría parte de una estrategia que está bien encaminada.

Según la fuente de la SRA, hay tranquilidad en parte del campo porque “se había acordado que la negociación se dividiera en dos etapas: la primera es la que estamos transitando ahora, donde se va avanzar en una serie de puntos, como el tema de la leche, la carne y las economías regionales”.

En la segunda etapa, que se activaría dentro de dos semanas, “vamos a discutir el tema de las retenciones al maíz, trigo y girasol”.

En otras palabras, un pacto de buena convivencia.

Fuente | Infobae Profesional