El comercio afectado por la desaceleración

0
921

Las cantidades vendidas por el comercio minorista durante junio último registraron una “dura caída” del 18,3 por ciento contra igual mes del 2007, sostuvo ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), que atribuyó esa tendencia a que la población optó por redireccionar parte de sus ingresos al ahorro en dólares, entre otras causas.

En su informe mensual, la Came consignó que “si se considera sólo el interior, esa caída supera el 30 por ciento” y expresó que durante el sexto mes del año “se conjugaron factores que actuaron simultáneamente en detrimento del consumo y debilitando gravemente el mercado interno”.

La entidad estimó que ello estuvo vinculado a “la cautela del público, la pérdida de poder adquisitivo, el incremento en tasas de financiamiento, los menores límites disponibles en las tarjetas, el congelamiento en la cadena de pagos, el aumento en los cheques rechazados”.

Añadió que el resultado obtenido en junio se constituye en el cuarto mes consecutivo de retracción en las ventas del sector.

A instancias de un relevamiento realizado a 494 comercios de todo el país, se indicó que en el sector “no hubo ningún rubro en junio que haya escapado a esta tendencia que fue generalizada en todo en país” y destacó que esta tónica también alcanzó al rubro electrodomésticos, donde la caída interanual fue del 14 por ciento.

“La situación de los comercios es así muy complicada, en un contexto donde los costos han continuado en aumento, fundamentalmente los alquileres”, expresó el informe difundido por la entidad mercantil.

El primer derrape. Para la Came, el Día del Padre “fue un fracaso y desde entonces los comercios apelaron a todo tipo de estrategia para incentivar las ventas, como iniciar muy anticipadamente las liquidaciones, otorgar descuentos especiales o regalos para consumos mayores a determinados montos, pero sin resultados” para dar estímulo a la demanda.

Aclaró que ante “la incertidumbre reinante” en materia socio-económica la población “eligió destinar parte del dinero disponible a la compra de dólares” y se reconoció que “la falta de liquidez a fin de mes fue tan fuerte que hubo dificultades para pagar aguinaldos y alquileres”.

Agregó que “hay personal suspendido en los comercios, y muchas empresas comenzaron a interrumpir el pago de sus obligaciones fiscales”.

Entre las principales caídas en las cantidades vendidas durante junio, respecto a igual mes del 2007, se sitúa el rubro inmobiliarias, con una merma del 33 por ciento; seguido por indumentaria (-28 por ciento), textil blanco (- 23 por ciento), calzados (- 22 por ciento), ferretería (- 20 por ciento), materiales para la construcción (- 19 por ciento).

También el segmento de alimentos y bebidas experimentó una disminución promedio del 9 por ciento en junio contra igual mes del año anterior.

El informe de la Came indicó que “el desinterés del consumo se observó en todo el país, pero con algunas situaciones dramáticas” y destacó que en Salta, por ejemplo, las ventas tuvieron una caída promedio de 30 por ciento y el gobierno provincial se vio obligado a prorrogar por 45 días los impuestos.

Añadió que también la región del noreste argentino, se registró un deterioro similar en el mercado interno, “con el quiebre de la cadena de pagos, sequías, y escasez de combustible”.

“Las dificultades se repitieron en Cuyo, Santa Fe, Córdoba y Santa Cruz, entre otras, en todas con caída significativa de las ventas y suspensión de personal”, refirió el informe mercantil.

Vía | La Capital