Elaboran galletitas con concepto y diseño a medida

0
1051


Montserrat Capdevila y Natalia López son las creadoras de Farinetas, una compañía que hace galletitas personalizadas para eventos sociales y corporativos. Un casamiento, un bautismo, el lanzamiento de un producto o la fiesta de fin de año de la empresa son ocasiones donde Farinetas encontró una oportunidad de negocio.

Tomaron la idea de un fenómeno más difundido en grandes ciudades como Barcelona, Londres o Nueva York, pero le pusieron su sello personal al especializarse en un solo tipo de galleta que adopta distintas formas según la ocasión. No son cookies ni cupcakes, sino una galleta horneada a base de manteca y con un nombre especial: “farinetas”.

El emprendimiento empezó por vía virtual porque Capdevila vivía en España. Cuando se mudó a Buenos Aires, en 2008, coincidió con López en la necesidad de replantearse sus profesiones con los tiempos que demanda la maternidad.

“Buscábamos una idea para emprender y vimos que las galletitas personalizadas estaban muy desarrolladas afuera. Acá no existía a nivel profesional un desarrollo de galletitas que tuvieran un concepto y un mensaje”, contó López.
Dos tipos de clientes

Farinetas apunta a dos tipos de clientes: sociales y corporativos. En el primer caso, la difusión se dio sobre todo gracias al boca en boca y a las recomendaciones de amigos.

En el caso de los clientes corporativos, llegaron a las empresas de la mano de una consultora que les facilitó el acceso. Si bien en cantidad de pedidos los sociales predominan (70%), la facturación es pareja porque las órdenes corporativas suelen ser más importantes.

“A las dos nos gusta cocinar y venimos de una familia con mucha cocina y algo de diseño, siempre te atrae lo que te identifica”, comentó López, que es madre de una niña. Capdevilla, ingeniera industrial, pronto será madre por tercera vez.

Las creadoras de Farinetas desarrollan los moldes o cortantes de las galletitas en metal, así tienen libertad para diseñar. Las ventas se hacen en forma electrónica a través de la página web. Tienen un taller en el barrio de Flores y se ocupan de las entregas para que las galletas lleguen en condiciones. Se necesita una anticipación de al menos diez días, ya que no trabajan con stocks para preservar la calidad.

Capdevila contó que los clientes corporativos tienen una idea clara de lo que quieren. El pedido mínimo es de 20 unidades. En cambio, cuando se trata de eventos como despedidas de soltera, baby showers o casamientos por civil hay un ida y vuelta hasta definir la idea.

En estos casos, el pedido mínimo es una caja de seis galletas. Para un casamiento, por ejemplo, hicieron la forma del partenón griego, porque Grecia era el destino de luna de miel elegido por los novios. Para otra boda hicieron el perfil de algunos instrumentos porque se trataba de una pareja de músicos.

Si bien tienen ayuda en el taller para la elaboración, sólo las socias se encargan de la decoración, que se hace a base de azúcar.

López explica que hay ciertas cosas que no son tan fáciles de reproducir en galletita, como un palo de hockey o algunos logos, porque es muy factible que se rompan. Trabajan en adaptar la idea hasta llegar a otro diseño que sea sustentable en estos materiales.
Trabajo humano

Capdevila destacó que desde un inicio se plantearon hacer un desarrollo fuerte de marca para hacerse conocidas con un producto coherente. “Es un negocio, pero queremos que se note el trabajo humano en el proceso en el que se combinan el diseño y el concepto como diferencial”, agregó.

Algunas de las empresas con que trabajó Farinetas son arteBA, Alló Martínez, Sofi Martiré, Figurella, Vitamina, Temaikén, Unilever, Lancôme, Ralph Lauren, Siemens, Whirlpool y Avon.

La facturación de 2010 alcanzó los 250.000 pesos. Actualmente tienen un promedio de 25 pedidos semanales. Las galletitas tienen un precio individual de 9 pesos y de 60 pesos la caja de seis. Cada una viene envuelta en su pequeña bolsa transparente y atada con cintas de colores para su mejor conservación y también para que se luzcan.

Fuente | La Nación

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here