En Alvear entre Zeballos y Rioja se podrá estacionar sobre ambas manos

0
1245

alvear-zeballos-rioja

La congestión vehicular a la entrada y salida de las escuelas del macrocentro sigue trayendo dolores de cabeza a la Dirección de Tránsito, que busca soluciones de fondo. La campaña de concientización con las instituciones educativas viene arrojando, en algunos sitios, la triste conclusión de que muchos padres acatan la prohibición de estacionar en doble fila sólo donde se topan con inspectores. En ese marco, en los próximos días se implementará una experiencia piloto en el tramo de Alvear entre Zeballos y Rioja , donde se permitirá aparcar en ambas manos para intentar resolver la gran demanda de estacionamiento que existe en ese sector.

Si bien la cuadra de Alvear al 1100 supo ser un paradigma del embotellamiento por la gran cantidad de vehículos que se agolpan a la salida de la escuela Dante Alighieri, lo cierto es que no es el único sitio conflictivo en esa zona del macrocentro, donde en un radio de cinco o seis cuadras hay varias escuelas, sanatorios, bancos, los Tribunales Federales y la sede de la EPE. En función de esa realidad, medidas que prohíban estacionar en algunas cuadras no harían más que llevar el problema a otras. De hecho, la presencia de los inspectores mantiene despejada la cuadra de la Dante, mientras se siguen armando dobles filas en las cuadras adyacentes.

Corredor
La medida a implementarse permitirá estacionar sobre ambas veredas en el tramo de Alvear entre Rioja y Zeballos, salvo en la cuadra de la Dante, donde los días de clase estará prohibido en el margen derecho. La idea es implementar frente al colegio un corredor para que los vehículos sólo se detengan para ascenso o descenso de los alumnos, con espacios destinados exclusivamente a transportes escolares.

“Desde hace tiempo trabajamos con las autoridades y padres de la Dante, una de las escuelas más problemáticas en cuanto al tránsito, para encontrar una solución de fondo. Prohibir el estacionamiento generaría más problemas, entonces surgió esta idea teniendo en cuenta que Alvear es más ancha que otras calles”, adelantó el subdirector de Transito, Mauricio Malano, quien espera que la medida se ponga en práctica a partir de la semana próxima, una vez terminada la cartelería, el pintado de cordones y calzada, y la sanción de una norma para formalizarla.

Solución perdurable
“Nuestro objetivo es mejorar el tránsito en esa zona a esa hora, pero sin complicar otras actividades. Necesitamos una solución perdurable que no requiera la presencia de tanto personal frente a las escuelas”, sostuvo el funcionario, que no olvidó apuntar a uno de los factores más importantes del problema: “El cambio de conducta y hábitos en la sociedad es fundamental y se intentó que los chicos se lo transmitan a los padres. Pero la Dirección de Tránsito no puede ponerse al volante de cada auto”.

El dispositivo se implementará por lapso aún no determinado, durante el cual se evaluará su funcionamiento. Si resultara satisfactorio, podrían aplicarse medidas similares en otros puntos conflictivos donde el timbre de salida de la escuela anuncia el comienzo de un embotellamiento, en una ciudad donde el crecimiento del parque automotor se viene llevando por delante todo tipo de normas y previsiones.

Fuente | La Capital