La AFIP avanza sobre las uniones transitorias de empresas

0
916

Un reciente? dictamen de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ratificó un polémico criterio que afecta a las Uniones Transitorias de Empresas (UTE).

La opinión del organismo recaudador busca aclarar una “redacción confusa” de la normativa que establece el régimen general de retención sobre las cargas sociales.

Como es de suponer, la AFIP resuelve las “posibles contradicciones” estableciendo un criterio netamente fiscalista. Por lo tanto, el dictamen afirma que las UTE sufrirán retenciones en cargas sociales, aun cuando ni las mismas ni las compañías que las integran tengan personal a cargo.

Si bien no se trata de una situación habitual, la decisión afecta particularmente a las UTE conformadas por empresas unipersonales o sociedades familiares.

Expertos consultados por infobaeprofesional.com aseguraron que no es un mecanismo adecuado la “aplicación de retenciones a sujetos que luego no puedan computar el pago a cuenta”.

Retenciones
El problema surge de la propia redacción de la resolución general 1.784 que reglamenta el régimen general de retención sobre las cargas sociales.

Al momento de definir los sujetos pasibles de esa detracción, la norma determina claramente en su artículo 4º que “las retenciones se practicarán a los sujetos que tengan la condición de empleadores y el carácter de responsables inscriptos frente al Impuesto al Valor Agregado”.

Las dificultades en la redacción surgen en la lectura del artículo 6º. Allí se determina que “quedan excluidos de sufrir la retención, entre otros sujetos, los que no tengan el carácter de empleadores, excepto que se trate de una UTE”.

Por lo tanto, sólo para el caso de las UTE, no importará si tienen empleados a cargo o no. Es decir, que obligatoriamente deben sufrir la retención, sin importar la condición de la UTE o de las compañías que la integran.

Al respecto el dictamen es categórico: “En efecto, el artículo 4° de la resolución general 1784 -en cuanto establece que son los empleadores inscriptos en el IVA los sujetos pasibles de retención-, debe ser leído juntamente con el artículo 6°, inciso b), que expresamente incluye a las UTE entre los responsables obligados”.

Por ende, queda claro que “dichas uniones se encuentran alcanzadas por el régimen revistan o no la condición de empleadoras”.

Solución
Ante un criterio polémico, la AFIP plantea una solución en igual sentido. El dictamen manifiesta que las UTE “luego de sufrida la retención, quedan habilitadas a solicitar la exclusión del régimen o, en su caso, la propia devolución del importe detraído”.

Ante la solución planteada, Enrique Scalone, vicepresidente 1º de la IFA -International Fiscal Association- y titular del estudio que lleva su nombre, detalló que “la solución que recomienda el dictamen implica un desgaste administrativo para la UTE y para la propia AFIP al tener que tramitar periódicamente devoluciones de contribuciones que no son aplicables a las personas jurídicas que las sufrieron a través del agrupamiento no societario utilizado”.

“También implica un perjuicio financiero el hecho de tener que adelantar por la vía de la retención una contribución que finalmente no resulta aplicable, más aún en épocas de alta inflación como la que vivimos, y que se recuperará recién cuando el organismo fiscal conceda la repetición”, detalló el experto.

“Al mismo tiempo, también el régimen para solicitar la exclusión de la retención demanda un esfuerzo administrativo para las dos partes”, agregó el tributarista.

Como una solución alternativa, Scalone señaló que “todo ello podría obviarse fácilmente si se corrigieran las normas aplicables permitiendo que la exclusión sea automática para todos aquellos casos en los que, tanto la UTE como sus integrantes, no poseen obligaciones previsionales y de seguridad social que cumplir por carecer de personal en relación de dependencia”.

En igual sentido, Darío Moreira, del estudio Lisicki Litvin y Asociados, explicó que “de no configurarse la calidad de empleador de la UTE o de sus integrantes, no rige entonces la exclusión automática del régimen de la resolución general? 1784, sino que deben recurrir a la posibilidad de solicitar la exclusión del régimen, o bien, la devolución de los importes retenidos previa fiscalización de AFIP”.

Sobre este punto, Moreira agregó que “de ese modo, se podría flexibilizar esta situación y evitar el perjuicio que pudiera ocasionarle a la UTE o a sus integrantes la acumulación de saldos a favor recurrentes, sería deseable que el régimen contemple alguna posibilidad de que dichos sujetos acrediten que no revisten carácter de empleador acorde con la actividad que realizan, ello sin perjuicio de las facultades que conserva AFIP de fiscalizar a los mismos a fin de comprobar fehacientemente tal situación”.

En tanto, desde Tributum opinaron que el fisco decidió que, sin perjuicio que sea una consecuencia no deseada, será aplicable el régimen descripto y luego de haber sufrido la retención, la UTE y sus miembros podrán solicitar la exclusión o devolución del gravamen retenido.”

Cómo funciona el régimen
Moreira detalló? que la resolución general? 1784 crea un régimen de retención de contribuciones patronales aplicable por los agentes de retención definidos en el artículo 3º de la misma -agentes de retención del IVA, la administración pública y sus organismos dependientes-.

Moreira abregó que por otra parte, el artículo 4º de la misma resolución? establece que resultan pasibles de retención los sujetos que revistan el carácter de empleadores y de responsables inscriptos en el IVA.

Además, el especialista agregó que el artículo 8º de la citada resolución, habilita a que la retención sea imputable a los componentes de la UTE, cuando ésta informe al agente de retención los números de CUIT de sus integrantes y la incidencia porcentual de las remuneraciones del personal de cada uno de sus componentes o, por el contrario, la retención será imputable íntegramente a la UTE cuando ésta no aporte dicha información.

Fuente | Infobae Profesional