La Computadora como herramienta de trabajo y/o diversión

4
3480

fpicone.jpg Por Federico Picone

Alguna vez en el tiempo usar la computadora era sólo para los amantes de la informática y personas que normalmente terminaban en alguna carrera relacionada. Aprender a usarla no era algo de uno o dos pasos sino un arduo trabajo de aprendizaje. Hoy se puede decir que casi cualquier persona sabe defenderse frente a este aparato, y el principal precursor de esto es nada más y nada menos que Microsoft.

Adoptar a la computadora como un electrodoméstico más en la casa conlleva ciertos problemas caseros. En un principio se hablaba de “le compré una computadora a los chicos para la escuela“, algo que se terminaba desvirtuando cuando la misma empezaba a llenarse de juegos. Lo mismo pasa en el trabajo, donde la línea entre el trabajo y el ocio termina siendo más delgada que de costumbre. Ahí es donde los correos y sus adjuntos, el fatídico Messenger y los chats online, se transforman en armas cargadas, y en un dolor de cabeza para los encargados de sistemas.

Poner en una balanza cuál de los dos usos se le da a la computadora es bastante difícil. Lo cierto es que hoy día se ha convertido en la posible sucesora del televisor y se puede comparar con una biblioteca repleta de libros de estudio y de novelas. Elegir cuál será el próximo libro a leer corre por cuenta nuestra.

Lo ideal en todos los casos es verificar cuál uso es el que más se le da a la misma y restringirla lo más posible, especialmente cuando vemos que lo que menos se hace ahí es la tarea de la escuela. Esto, y un filtro antipornografía, son elementos base a la hora de darle el mejor uso posible al aparato.