La expropiación de YPF

0
786

Expropiación YPF.

Comunicado de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, con motivo de la reciente expropiación del Gobierno argentino a la petrolera Repsol YPF.

La importación de hidrocarburos compromete el crecimiento potencial de la Argentina. Actualmente ya equivalen al 14% de nuestras compras externas. Esta peligrosa dependencia resulta más irritante habida cuenta que en nuestro subsuelo tenemos uno de los más importantes reservorios gasíferos del mundo. La reciente experiencia de la YPF privatizada demuestra que la lógica corporativa, para la cual el petróleo es solo un commodity más y cuya explotación debe ser regulada por los dictados del mercado, arrojó consecuencias que se contradicen con los objetivos superiores de garantizar el desarrollo nacional fortaleciendo el autoabastecimiento energético.

En consecuencia, desde nuestro punto de vista, la decisión de ampliar la participación del Estado nacional y las provincias en toda la cadena de valor petrolera reorienta la política energética en el sentido correcto, en particular, habida cuenta de que la estrategia corporativa del grupo Repsol se orientaba con otras prioridades. Las utilidades, por casi 15.000 millones de dólares en los últimos años, tuvieron sistemáticamente como prioridad financiar inversiones en otros puntos del planeta.

Ahora llega el turno de recuperar el tiempo perdido. Es necesario inventariar el real estado de los activos existentes, que fueron exprimidos sin mayor preocupación por perforar nuevos pozos de exploración, y establecer un acuerdo económico sobre su valor actual como base para negociar con los dueños de Repsol. Pero de inmediato hay que avanzar, con elevado profesionalismo, en dos direcciones principales: el abastecimiento de los próximos años y la formación de reservas a largo plazo.

Es imperioso recuperar el abastecimiento interno, mediante la expansión de la producción en los yacimientos existentes, incrementar el número de pozos de exploración y detectar nuevas reservas para desenvolver las formas de explotación convencional.

Paralelamente, la Argentina debe asumir el desafío del gran salto hacia adelante que supone la puesta en valor de sus reservas gasíferas y petroleras no convencionales, que se encuentran entre las más importantes de mundo. Ello supone desenvolver, durante una década, el más importante esfuerzo de inversión en la historia de nuestro desarrollo energético, cuya magnitud supone la participación del capital privado en el proyecto.

La Presidenta ha señalado, con acierto, que YPF será una sociedad anónima con participación mayoritaria estatal y desde esa figura podrá convocar al capital privado – nacional o extranjero – mediante la forma de JointVentures u otro tipo de asociaciones para compartir el riesgo de la inversión y percibir un precio justo por su producto que será propiedad de YPF.

Cabe recordar que la Argentina registra un antecedente positivo que merece ser actualizado: los contratos petroleros firmados por el presidente Frondizi, donde el total del petróleo extraído por las compañías era vendido a YPF y logró el autoabastecimiento en tres años.

Buenos Aires, 17 de abril de 2012.

 

José A. Bereciartúa  Osvaldo Cornide
Secretario General  Presidente