La ocupación hotelera caerá 20% este finde largo en Rosario

0
747

Hotel Ross Tower Rosario

Con una expectativa algo más moderada que en los feriados anteriores, a causa de la crisis económica, la ciudad calienta motores para recibir a los turistas de otras provincias dispuestos a aprovechar el último fin de semana largo del año.

“Todas las actividades económicas experimentaron una desaceleración importante –afirmó el vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica, Alfredo Angiuli, y explicó que –a diferencia de otros feriados del año en que la ocupación hotelera osciló entre 80 y 90 por ciento– en esta ocasión, la demanda decreció un 20 por ciento y se estima que sólo el 50 ó el 60 por ciento de las plazas hoteleras estarán ocupadas”.

Un aspecto que incide en la baja del turismo receptivo –además de la incertidumbre por los coletazos de la crisis financiera global, y la falta de dinero circulante– es la ausencia de congresos y convenciones que concentran gran cantidad de gente durante el resto del año.

Diciembre es un mes poco elegido para jornadas y cursos de capacitación, y en consecuencia, al no estar obligados a viajar ni tener que cumplir con compromisos laborales o profesionales, son muchos menos los que deciden venir a la ciudad.

“El factor predominante es la crisis –dice Angiuli– y si siguen cayendo las reservas –fenómeno que comenzó a verse la semana pasada– se tocaría el piso de 40 por ciento de ocupación, una de las más bajas de los últimos tiempos”.

En Rosario los precios de los alojamientos se mantienen, y a pesar de que algunos hoteles impulsaron estrategias de venta con descuentos y bonificaciones, el efecto logrado no colma las expectativas particulares.

Un panorama similar muestran los bares y restaurantes de la ciudad, donde se incorporaron promociones especiales, tanto para los menúes ejecutivos diarios, como para los comensales de fin de semana.

“No se ve por estos días el pico de demanda que se registra habitualmente desde que comienza diciembre, con fiestas y reuniones, admiten mozos de bares de Avenida Pellegrini, una de las zonas preferidas para disfrutar de encuentros gastronómicos, en especial, al aire libre.

“En este rubro, tal como ocurre con los hoteles, también se nota la caída del consumo, reconoce Angiuli, y apunta que con algunas variantes según qué sector de la ciudad que se observe, la gastronomía también está un 20 por ciento abajo de lo que se registró en diciembre de 2007”.

Fuente | Punto Biz
Foto: Fotonato