La ultraportabilidad a la orden del día

0
848

asus_eee_pc.jpg

fpicone.jpg Por Federico Picone

Hace sólo un par de años, la banda ancha comenzaba a ser furor en el país a precios que el usuario promedio todavía no podía afrontar. De pronto, el negocio del momento era ofrecer Internet en un local de 2×2 al módico precio de $1 la hora y pretender llenarse de dinero con este negocio tan poco rentable. Lo cierto es que, si cualquiera con dos dedos de frente sumaba el costo del alquiler, el mantenimiento de los equipos, la luz y la inversión inicial, se necesitaban algunos años para recuperar el dinero y que todo eso fuera genere ganancias que valieran la pena.

La paridad 3 a 1 puso a muchos bastante lejos de acceder a una notebook e incluso a una computadora, complicando bastante el panorama tecnológico en nuestro país. Sin embargo, luego de la crisis del 2001, los sueldos se fueron posicionando a la par del asunto y hoy día gracias a una estabilidad económica moderada, créditos y cuotas, es posible acceder a chiches electrónicos que no hubieran sido posibles ni en nuestros sueños.

Actualmente, cuando los cybers se convirtieron en un espacio de recreación de sólo unos pocos, el Wi-Fi gratuito en bares, restaurants y estaciones de servicio, abre las puertas a los usuarios de portátiles a acceder a Internet a costo cero, casi desde cualquier lugar. Es por eso que cada vez son más los que prefieren encerrarse en un bar a trabajar que en la oficina de casa, por la sensación de contacto con el mundo que eso significa. Esto trajo consigo un aumento considerable en la compra de portátiles y ultraportátiles como la Asus EEEPC.

Este modelo de ASUS, tiene la particularidad de ser sumamente barato (en Argentina se consigue a unos U$S 500) y ser sumamente pequeño. Con una pantalla de 7” pulgadas y resolución de 800×480 píxels, no todos podemos acceder a querer ver tantos iconos en una pantalla tan pequeña. Sin embargo, parece ser una interesante opción para llevar nuestro trabajo a todas partes a un peso de 850gr. Esta computadora trae 512 MB de memoria RAM, memoria Flash de almacenamiento que ronda entre los 4GB y 32GB, cámara de 0.3 Megapíxels para videoconferencia, placa de red, puertos USB, lector de tarjetas SD/MMC y Linux preinstalado, con posibilidad de instalar también Windows XP.

El único punto en contra de este chiche es su teclado en inglés (que de igual forma puede configurarse para que la “ñ” funcione con el “;”) y su pantalla tan pequeña, que puede ser ilegible para personas con poca visual. Sin embargo, como equipo de guerra cumple su cometido y la autonomía de 3.5 horas de batería parecen ser suficientes.

En definitiva una computadora muy recomendable para tener siempre encima, aunque en los próximos meses estarán saliendo varias alternativas económicas para los usuarios menos pretenciosos, donde Acer y Compaq serán fuertes competidores por ofrecer la computadora más barata.