Lanzarán la primera entidad industrial del Mercosur para frenar avance chino

0
706

En un contexto de fuerte expansión del déficit de la balanza comercial de la Argentina en su intercambio con Brasil, crece el debate entre los empresarios sobre los riesgos y las oportunidades que encierra la relación con el principal socio comercial.

En este marco, y ante proyecciones que señalan que el rojo de la balanza este año superará los u$s5.000 M, es decir, un crecimiento del 25% en relación con 2007, como mínimo, los presidentes de ambos países organizaron una cumbre para –entre otras cosas- desactivar un potencial desencuentro político-comercial a partir del fuerte desequilibrio comercial.

El mandatario brasileño, Inacio Lula Da Silva apuntó en esa dirección: pidió a los empresarios que no se vean como competidores entre sí, sino como socios para la integración regional.

Durante la apertura del seminario “Argentina-Brasil: una alianza productiva clave“, que tuvo lugar este lunes por la mañana en el Sheraton Hotel, la presidenta Cristina Fernández, aseguró que “ambos países están atravesando una etapa de crecimiento y una comunión entre ambas gestiones pocas veces vistas, inédita en la historia común”.

En este sentido, afirmó que la Argentina y Brasil las unen “no sólo el afecto”, sino también “una común visión acerca de la necesidad de esta vinculación estratégico-productiva”.

La alianza estratégica “es importante para pasar del crecimiento al desarrollo” y los proyectos estratégicos “son de gran importancia, y serán el camino a explorar para futuras integraciones positivas”, dijo por su parte el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain.

Su par brasileño, Paulo Skaf, presidente de la Federación Industrial de Brasil (FIESP), Paulo Skaf, dijo que “los intereses de ambos países son mucho mayores, tenemos visiones en común y oportunidades grandes”.

En ese sentido, dijo que con este encuentro empresarial “se abre una agenda fuerte”, y apostó al “permanente diálogo” entre ambas cámaras empresarias.

De los discursos a los hechos
Más allá de los discursos, el terreno para cristalizar estos deseos tuvo lugar por la tarde, en Cancillería, donde empresarios argentinos y brasileños participaron de reuniones sectoriales.

Los sectores que formaron parte de estas negociaciones fueron: automotriz, autopartista, bienes de capital, maquinaria agrícola, calzado, industria naval, software, química y petroquímica, textil, turismo, alimentos y bebidas, biocombustibles y madera y muebles.

Fuentes de Cancillería destacaron que se trató “de la misión empresarial más importante que visita el país en muchísimo tiempo. El objetivo es avanzar en acuerdos de cooperación sectorial entre firmas argentinas y brasileñas, con una estrategia orientada a favorecer la integración productiva entre ambos países y desarrollar cadenas de valor”.

Además, cada uno de estos sectores, realizará un informe sobre la evolución de la relación empresaria bilateral que será uno de los ejes de la visita que realizará la Presidenta a Brasil a principios de septiembre.

En este contexto, el vicepresidente de la Asociación de Industriales Metálurgicos de la República Argentina (ADIMRA), Sergio Vacca –en actual ejercicio de la presidencia- destacó que “es la primera vez que hay un encuentro de esta magnitud”, para luego agregar que “fue sumamente positivo y se cumplieron las expectativas que teníamos”.

Los representantes de la entidad –que agrupa a más de 50 cámaras en todo el país- participaron de tres mesas claves: autopartes, maquinaria agrícola y bienes de capital.

Al finalizar el encuentro bilateral, Vacca sostuvo a este medio que “estamos avanzando más fuerte que nunca en el lanzamiento de una asociación industrial para el Mercosur que tendrá como objetivo desarrollar políticas comunes para preservar a las industrias regionales”.

Vacca explicó que ya existen algunas experiencias puntuales, pero destacó que “al nivel abarcativo que estamos pensando, va a ser una experiencia inédita”.

El proyecto lo iniciaron ADIMRA y su par brasileña, la Asociación Brasileña de la Industria de Máquinas y Equipamiento (ABIMAQ). Las dos entidades firmaron un acuerdo a fines de mayo en San Pablo, con el objetivo de crear un frente común ante lo que los empresarios consideran la “amenaza china”.

China está compitiendo en todos los sectores. En una época era solamente por precio, pero también están ganando terreno con la calidad”, explicó Vacca.

En este contexto, se observa que durante 2007 la industria argentina en general cerró con el mayor déficit comercial de su historia: u$s21.000 millones, cifra que, según los especialistas será superada por u$s7.000 a lo largo de 2008.

De ese total, más del 70% estuvo causado por un rojo en el sector metalmecánico.

En el caso de Brasil, a la hora de analizar este sector en particular, se observa que gracias al dólar barato, las importaciones de máquinas y equipamientos industriales durante los tres primeros meses del año sumaron u$s4.618 millones, 45% más que en idéntico trimestre del año pasado, con una proyección de más de u$s10.000 M para todo 2008.

Detalles del acuerdo
La carta de intención, que ya cuenta con el visto bueno de la Cancillería argentina y de la Secretaría de Industria, fija las bases para:

  • La coordinación de políticas macroeconómicas que tengan influencia sobre la fabricación de bienes de capital industriales.
  • El diseño conjunto de la defensa contra la agresión del sudeste asiático.
  • El intercambio de estadísticas a nivel bilateral para monitorear las importaciones.

Así, con el manejo compartido de los números, ambas organizaciones se comprometieron a llevar un análisis conjunto de los ingresos de máquinas y diversos productos metalmecánicos y, según su evolución, decidir el pedido de implementación de instrumentos ante los respectivos gobiernos de manera conjunta o individual, pero con el consentimiento de la contraparte.

Las mismas pueden ser licencias no automáticas, aumento de aranceles, salvaguardias y medidas antidumping.

Este paso es clave, ya que en el contexto del Mercosur, toda medida que se tome y afecte al Arancel Externo Común, debe tener luz verde del resto de los miembros.

“Este acuerdo permitirá mejorar la defensa de la agresión originaria del sudeste asiático, dadas las grandes diferencias que existen con China, principalmente”, sostuvo el directivo.

Vacca explicó que “ya nos pusimos en contacto con las contrapartes en Paraguay y Uruguay para hacer un lanzamiento conjunto en todo el Mercosur”.

Al respecto, aseguró que “antes de que finalice el año va a estar en funcionamiento”.

Una vez cerrado el acuerdo a nivel Mercosur, Vacca explicó que la intención es invitar a los industriales chilenos para crear un organismo supranacional. De esta manera, “apuntamos a que esto no sea un trabajo momentáneo, sino que el monitoreo sea permanente”.

Fuente | Infobae Profesional