Las cocheras subterráneas en Rosario demandarán una inversión de U$ 24,5 M

0
1301


El programa de estacionamientos soterrados en Rosario prevé una inversión de 24,5 millones de dólares y contempla distintos puntos en el área delimitada por Boulevard Oroño, Avenida Pellegrini y el río Paraná.

En tren de brindar soluciones al creciente problema del tránsito en las calles de Rosario, la Municipalidad propone la construcción de 15 cocheras subterráneas en el área central, delimitada por Boulevard Oroño, Avenida Pellegrinni y el río Paraná.

Según la estimación oficial, la concreción de este proyecto –que otorgaría 3.500 nuevas plazas de estacionamiento- demandará una inversión total que ronda los 24,5 millones de dólares.

La iniciativa del Ejecutivo, que está plasmada en el Plan Integral de Movilidad (PIM), incluye dos tipos de estacionamientos denominados “disuasorios”: de arribo al área central y de ingreso al microcentro.

Dentro de la primera categoría se encuadran ocho lugares pensados para evitar el ingreso innecesario de automóviles particulares a la zona de mayor tráfico vehicular, a saber: Pellegrinni y Corrientes, Plaza del Foro, Plaza Cemar, Plaza San Martín, Oroño y Córdoba, Distrito Centro, Puerto de la Música y el Museo Macro.

En tanto, dentro de la segunda clase de cocheras, hay otros 7 puntos, ubicados en los bordes del microcentro o en cercanía a los corredores de transporte público. Estos son: Paseo del Siglo, San Lorenzo y Corrientes, Paraguay entre Rioja y San Luis, Plaza Sarmiento, entorno del Hotel Savoy, entorno del Banco Provincial y Pasaje Tarrico.

Si bien las características de las propuestas son de disímil condición, los técnicos del Municipio estimaron que, con todos los proyectos funcionando, se construirían 3.500 plazas, lo cual demandaría una inversión apróximada de 24,5 millones de dólares.

Espacios públicos y privados
El plan oficial señala una serie de características específicas de los estacionamientos disuasorios propuestos. Establece, por un lado, “áreas de concesión en espacios públicos”; y por otro, “áreas de promoción en predios privados”.

Las primeras son las que se destinarán a estacionamientos masivos y en algunos casos se sumará la promoción de otros usos compatibles con las funciones de estos establecimientos (descartando usos industriales, comercios que requieran carga y descarga, depósitos exclusivos, comercios mayoristas y cualquier actividad que tenga impactos ambientales indeseados de ruidos, vibraciones o emanaciones).

Las segundas son aquellas definidas como Áreas de Reserva para Plan de Detalle, las cuales deberán incluir la construcción de estacionamientos soterrados en la propuesta de renovación edilicia especial que se proponga.

Fuente: Impulso Negocios.