Los empleados resultan una “pesada carga” para los empresarios sin liderazgo

0
872

empleados-empresarios-liderazgo

Las empresas caminan por estos días en una delgada línea entre evitar que el mal clima se instale en los pasillos producto de la incertidumbre y negar que -como consecuencia de la situación económica- el escenario es, en muchos casos, complicado.

Consultado al respecto, José María Quirós, consultor especialista en Pyme y organizador de las próximas jornadas de actualización para dueños y directivos de empresas medianas, familiares o en crecimiento, señala que “sobre todo en las pequeñas y medianas compañías es muy importante no sobredimensionar las crisis, pero tampoco negarlas” y destaca la importancia de las acciones y actitudes que tengan los dueños y fundadores de las mismas.

En su opinión, “los empresarios tienden a ser quejosos porque para quien crea la organización, es como un hijo”. No obstante, explica que “contrariamente a lo que ocurre con los hijos, que a medida que crecen uno los va aceptando como son a pesar de que sean diferentes a lo que uno esperaba, con la empresa siempre se tiene la compañía ideal en la cabeza.”

Quirós postula tres consejos que “son fundamentales para que la gestión de una Pyme sea exitosa y la compañía pueda sobrevivir a los momentos de crisis.”

* En primer lugar, hay que prestar atención a la liquidez. “Aunque durante un determinado período la compañía tenga pérdidas, si está líquida va a seguir existiendo. Si bien esto es fundamental, es un punto al que los empresarios de Pyme no le prestan mucha atención ya que hacen más foco en lo económico”, subraya Quirós.

* Y si el viento no sopla a favor no hay que diversificarse. Para el consultor, “cuando aparece una crisis muchas veces el empresario no ve cómo achicar su empresa y opta por hacer más cosas. Así es que termina metiéndose en mercados que no conoce con el pensamiento errado de que es fácil. Sin embargo, después se da cuenta de los problemas y en vez de surgir oportunidades aparecen los dolores de cabeza.”

Dada la constante aparición de este tipo de situaciones, el especialista en Pyme pone el énfasis en la importancia de concentrarse en el negocio propio, el que si bien es un camino más difícil a la larga es el que trae recompensas mejores.

* El tercer aspecto en el que Quirós recomienda trabajar está vinculado con el concepto de “empresa orgánica”, que es aquella que pone objetivos en las funciones del negocio.

“Las compañías orgánicas establecen metas también para la gente, que no son muchas sino que más bien están encuadradas en lo que la organización necesita. Cuando se trabaja por resultados se prioriza más y la gente acomoda sus esfuerzos a lo que más conviene”, explica.

Otra de las ventajas es que una Pyme orgánica no tiene límites de crecimiento pero al empresario lo obliga a saber medir por resultados y a conducir a la gente porque necesita empleados que vayan creciendo profesionalmente y a los que pueda liderar y motivar.

Y a modo de autocrítica, Quirós admite: “Los que somos fundacionales sabemos muy bien hacer las cosas nosotros pero se nos complica mucho motivar a los demás.”

Así, dado que el mayor recurso que tiene una compañía son sus recursos humanos, el consultor enfatiza que “cuando no se conduce bien la gente, ésta se transforma en una carga pesada porque cuesta mantener el poder y tener autoridad.”

En cambio, si el empresario aprende a conducir a sus colaboradores es una gran oportunidad porque son ellos los que permanentemente crean soluciones y cada uno puede trabajar en su especialidad cada día mejor.

“La mayoría de las veces el problema es del líder y no de los empleados, llega un momento que te quejás de ellos en vez de tenerlos como un gran recurso”, dispara el organizador de las jornadas en las que el próximo 21 y 22 de septiembre se encontrarán para intercambiar sus experiencias los directivos de las Pyme.

Fuente | iProfesional