Oferta firme para comprar el puerto de Rosario

1
1318

puerto-de-rosario

Gustavo Shanahan prometió que se sentará mañana con el directorio del Ente Administrador del Puerto Rosario (Enapro) para informar sobre la marcha de las negociaciones por la venta del paquete mayoritario de acciones de Terminal Puerto Rosario (TPR).

Shanahan se sienta en esa mesa porque es director del Enapro por los “concesionarios”, pero en este caso su participación no puede ser más justa: es quien personalmente pilotea las negociaciones.

TPR tiene varios interesados, entre ellos un grupo chileno que opera en Valparaiso. Pero ahora la oferta de compra más firme, y que más le interesa al propio Shanahan es de un grupo donde hay participación de capitales regionales, algunos vinculados a los negocios cerealeros.

Las acciones que están en juego son las del presidente de TPR, Guillermo Salazar Boero (60%), quien hasta el lunes no había firmado ningún acuerdo de venta, aunque desde su oficina admiten que están en plena etapa de negociación.

El grupo de empresas de Tarragona (30%), que tienen como cabeza visible a Jordi Pujol (h) y a Luis Badía I Chancho, no entran en la transacción, porque son acciones por contrato instransferibles. Shanahan atesora un 10% de los papeles y, de prosperar el traspaso, aumentaría su participación.

¿Quiénes son los oferentes?
En los corrillos del negocio portuario y hasta en el Enapro suena con insistencia que es gente ligada a Vicentín, pero –consultados por punto biz– altas fuentes de la compañía negaron rotundamente esa participación.

Salazar Boero dejó en claro que una condición imprescindible para firmar el traspaso es el ingreso de un grupo que muestre real interés en desarrollar las terminales, evitando así repetir el fracaso que fue la concesión del gobierno justicialista al grupo filipino Ictsi, que puso de rodillas al puerto rosarino.

Una vez acordado el traspaso entre los privados, el Enapro también tiene que analizar algunos puntos del convenio ya que se trata del accionista mayoritario del grupo que tiene la concesión de las terminales I y II del puerto de Rosario.

Si bien los detalles de la propuesta se mantienen en reserva (sería un preacuerdo, sujeto a auditoría y que podría tener instancias intermedias), el grupo que ingresaría pasaría a manejar todos los negocios de la terminal (desde contenedores a carga generales pasando por fertilizantes y áreas a desarrollar, como biocombustibles) y no una sola parte, como se especuló.

Una gran expectativa existe en el sector logístico por saber si los oferentes vienen con un operador bajo el brazo, sobre todo para el negocio de contenedores.

¿Cuánto vale el puerto?
En el ambiente señalan que está por arriba de los u$s 50 M. Hay que resaltar que “operadores extraoficiales” de Aceitera General Deheza y Servicios Portuarios, que tiene la concesión de las terminales III y IV del puerto, también estuvieron haciendo averiguaciones.

El gobierno provincial calcula que los inversores lleguen con los fondos frescos bajo el brazo que necesita TPR para ponerse en línea con el contrato de concesión y además encarar las ampliaciones necesarias para dar el salto a un gran puerto multipropósito, completando así la normalización del puerto.

Y al mismo tiempo, en la Casa Gris estiman que la venta ordenada le permitiría a Salazar Boero tener una salida por la puerta grande ya que se hizo cargo de un puerto sin cargas ni infraestructura y deja terminales en actividad (hoy la baja es por la crisis mundial), con nuevas cargas y nuevos áreas de negocios, más infraestructura (silos, seguridad, grúas), sin conflicto sociales, y con la confianza de operadores mundiales, como las líneas marítimas MSC y Maersk.

Fuente | Punto Biz