Piquetes y contrapiquetes bloquean rutas y complican el abastecimiento

0
747

La realización de un prolongado corte en la ruta nacional 9 a la altura de Armstrong, que anoche se sostenía con firmeza por parte de los transportistas cerealeros, aisló a las poblaciones del corredor vial que une Rosario con Córdoba. A la altura de la ruta 178, uno de los focos más rebeldes de la protesta, se formó una hilera de unos diez kilómetros de vehículos, inclusive colectivos con pasajeros.

Es parte de una protesta del sector que se hace sentir en todas las rutas de la región pampeana, y que cambió drásticamente el eje y los protagonistas del prolongado conflicto agropecuario. Incluso, motivó una polémica entre dirigentes transportistas y del agro (ver aparte).

La medida de interrumpir el tránsito en Armstrong provino de un grupo de camioneros alineados a Transportadores Rurales Argentinos (TRA). Molestos por la abrupta caída en las contrataciones del servicio tomaron la determinación de provocar una reacción del gobierno nacional para que se siente a dialogar con las entidades ruralistas.

Pero luego de cuatro horas los piqueteros decidieron levantar esa medida. Fue allí cuando otros transportistas tomaron la determinación de no avanzar, entonces cruzaron los camiones para que no circule ningún vehículo. El mayor pico de tensión se pudo observar en las primeras horas de la mañana de ayer.

“Para qué voy a desbloquear si después me van a parar en Marcos Juárez, Bell Ville o Villa María. Que se pudra todo de una buena vez, así se empieza de cero y arreglan el conflicto”, dijo a LaCapital uno de los transportistas luego de sacar una silla y sentarse en el medio de la ruta.

El reclamo generó el rechazo de los dirigentes agropecuarios que sostienen un piquete en ese mismo lugar. En consonancia con la dirigencia de Federación Agraria Argentina se apuraron a decir que “no respaldaban el corte”.

“No solamente no lo avalamos sino que creemos que nos perjudica”, dijo el autoconvocado Gerardo Colotti. En ese tono, el secretario gremial de FAA, Omar Barchetta, calificó la medida como “inconsulta” y “sumamente perjudicial r”.

“Nosotros no queríamos al caos y parece una asociación con el gobierno. Esto es en contra nuestro, no a favor nuestro. Es más, lo vemos como una agresión, parecen enemigos”, añadió Barchetta.

Por su parte, el dirigente de TRA, Marcelo Nardi, respondió que “esto no se arregla en la forma que lo plantea el campo. Nosotros estamos sin trabajo y sin reservas”.

Para los organizadores de la medida se trató de un efecto indeseado. Nardi explicó que quienes iniciaron la medida la interrumpieron a las seis de la tarde del martes, y añadió que el corte provino luego de otros camioneros que piden solución al problema del campo.

Nardi confió que los transportistas piqueteros solicitaron a los conductores que regresaran a sus lugares de origen pero recibió como respuesta que se iban a quedar.

Algunos camioneros se ocuparon de bloquear caminos de tierra alternativos. Incluso algunos conductores de autos denunciaron que “estaban sembrando clavos miguelitos”.

Sin comida. En el mediodía de ayer, pasajeros de varias líneas de colectivos que unen Buenos Aires con Córdoba estaban sin comida, y un camionero con problemas de diabetes pedía por insulina, lo que derivó en que un servicio de emergencia de Cañada de Gómez tuviera que intervenir en pleno piquete. Personal de Defensa Civil de Cañada de Gómez se ocupó de coordinar la asistencia a los pasajeros que se quedaron varados en Cañada de Gómez.

“El problema es que nadie avisó que cortaban la ruta, si lo hubiesen hecho nadie salía”, dijo el chofer de un ómnibus Flecha Bus. “Tienen que cortar la Panamericana así esto se siente en la Capital Federal. Lo que pasa acá a nadie le importa”, opinó otro de los viajeros, un jubilado que tenía pensión y estadía paga en Villa Carlos Paz.

La unidad Regional X de Policía del departamento Iriondo informó cortes se registraron en Armstrong, Correa, Carcarañá y en Roldán.

Fuente | La Capital