Reunión entre la AER y la API

0
1178

Reunión API Ricardo Diab Elías Soso.

Por Lic. Nerina I. Diaz Carballo

El posible pago diferido del aumento de la alícuota de ingresos brutos, el análisis del sistema tributario y el compromiso de adecuar la base imponible fueron algunas de las conclusiones de la reunión.

Ante el aumento sorpresivo de la alícuota de ingresos brutos se produjo molestia entre algunos grandes comerciantes. Por ello, la Asociación Empresaria de Rosario (AER) gestionó una reunión con funcionarios de la Administración Provincial de Impuestos. Estuvieron presentes el Subsecretario de Ingresos Públicos de la Pcia. CPN Sergio Beccari; el Pte. de la AER Elias Soso, el Sec. de la AER Ricardo Diab, la asesora letrada de la Cámara de Supermercadistas Verónica Solmi, el empresario Lucio Di Santo, Subadministradora Pcial. de Técnica Tributaria y Coord. Jurídica Dra. Margarita Zabalza, Administradora Reg. del API CPN Marcela Dufour y Jorge Perier , responsable de Relaciones Institucionales.

Concretamente, se ven afectados por la suba del 3,5% al 4, 2 % aquellos comercios que facturan más de 30 millones de pesos al año, como ocurre en sectores de electrodomésticos, concesionarias y mayoristas de alimentos. “El aumento estaba aprobado y afecta a comercios con mucha facturación, pero hay muchos interrogantes sobre su implementación por escala y además las empresas”, dijo Ricardo Diab, secretario de la AER.

“Se trata de un aumento que está facultado por la ley, y es menor al 1%”, explicó Beccari y luego expuso un cuadro de comparación con valores superiores de otras provincias.

Ante el temor expuesto respecto de que no todos los empresarios lo puedan absorver dado lo sorpresiva que fue la decisión, Beccari indicó evaluar la posibilidad de diferir el pago. Del mismo modo, indicó que próximamente serían convocados empresarios y especialistas de las distintas universidades para analisis en comisiones el actual sistema tributario.

Por último, y ante el previsible rápido ascenso de algunos contribuyentes, producto del proceso inflacionario, a los 30 millones de pesos anuales de facturación, las autoridades de la Administración se comprometieron a adecuar dicha base imponible.