Vacaciones anticipadas y pérdidas en las ventas por los cortes de luz

0
1439


A 12 días del comienzo del año, los comerciantes de la ciudad se encuentran en alerta. Es que debido a los reiterados cortes de luz debieron adelantar vacaciones y muchos ya afrontan importantes pérdidas. Así lo advirtió en contacto con el programa Radiópolis de Radio 2, Cristian Novoa, presidente de la Asociación de Comerciantes de calle Arijón. Además, no descartó que desde la Federación de Centros Comerciales se realice una presentación en conjunto ante la EPE.

“Esto es un desastre. El año pasado estábamos en 24 horas sin luz, pero a esta altura del año ya estamos en 36 y no sabemos cual es el techo porque nadie da un panorama de cómo seguirá la situación”, lamentó Novoa.

Los comerciantes están desde el lunes sin energía. Aquellos que trabajan con alimentos perecederos ya sufrieron pérdidas, y desde hace tres días piden heladeras prestadas a los vecinos o trasladan la mercadería a su propio domicilio para que los productos no pierdan la cadena de frío. Pero la caída de las ventas afecta a todos los rubros por igual. “La mayoría de las compras se realizan con tarjetas de débito y crédito y si no hay luz no las podemos hacer. Ese es un problema que sufrimos casi todos”, dijo Novoa que es propietario de un negocio textil.

En tanto, advirtió que en este marco se debieron adelantar vacaciones a los empleados. “Ante todo hay incertidumbre. No se le puede decir al trabajador que venga y se vuelva si no hay luz o que esté a disposición por si vuelve la energía”, sostuvo.

Por esto, los comerciantes se reunieron este miércoles y todo indica que nucleados en la Federación Rosarina de Centros Comerciales harán una presentación conjunta ante la EPE para tener una respuesta a la situación que atraviesan.

Por su parte, desde la Asociación Empresaria de Rosario admitieron que los cortes generan “un retraso en el crecimiento de la ciudad”. Aunque no hay cifras exactas de las pérdidas, el presidente de la entidad, Elías Soso, manifestó que las interrupciones en el servicio eléctrico tendrán un fuerte impacto negativo en el futuro. En contacto con Rosario3.com, el dirigente definió la situación como “caótica” y pidió “buscar una solución alternativa”.

“Según los representantes de la EPE esto va a seguir por los próximos cuatro o cinco años porque piensan que van a tener que cambiar los cables de 250 manzanas. O bien lo aceptamos así como algo irremedibale o hay que recurrir a algo alternativo, que es lo que yo considero”, sostuvo.

En este sentido, Soso indicó que “se podría hablar con gente de la UTN (por la Universidad Tecnológica Nacional) para encontrar una solución alternativa para evitar un retraso importante al crecimiento de la ciudad”.

En tanto, argumentó que “nadie se va a animar a poner un negocio y las fábricas no tienen destino. No se puede planificar la producción, ni hablar si es de mano de obra intensiva, como un taller de costura o calzado”.

Un problema que viene de lejos
Soso buscó explicaciones en la historia de la EPE para entender la situación actual que, sin duda, viene de lejos. “En la época del ex gobernador Carlos Reutemann se habían dejado de hacer inversiones, lo que a a nosotros nos exacerbó. Después, con Jorge Obeid volvimos a tener ritmo pero hay una curva ascendente en la ciudad que nos superó. Aumentó la producción y las inversiones no alcanzaron o fueron inferiores a lo necesario. Y en los útimos cuatro años sigue pasando lo mismo”, dijo.

“Pero ahora estamos cada vez más lejos de resolver el problema. Hay que hacer un plan con mayores inversiones y produciendo más energía. La ciudad tiene un ritmo impresionante de crecimiento que va a requerir más luz”, señaló.

Pero el propio dirigente empresarial pidió no buscar más culpas en el pasado, sino que a su juicio el foco debe estar en el futuro. “Estamos reiterando siempre lo mismo, los políticos buscan la responsabilidad en la gestión anterior y así siempre vamos para atrás. Y yo busco el de acá para adelante”, sostuvo.

Siguen los cortes y las protestas
Este jueves las protestas por los cortes de luz siguerion. En varios puntos de la ciudad donde aún no retornó la energía los vecinos decidieron mantener bloqueadas las calles para manifestar su bronca. En algunos lugares la falta de servicio se completa con la ausencia de agua.

Este jueves sigue cortada la intersección de avenida Perón y Provincias Unidas y bulevar Avellaneda a la altura del 4500. La empresa pidió “paciencia” y hasta ahora no dio un balance del apagón de esta semana.

Cansados, acalorados, mal dormidos o directamente en vigilia, los vecinos amanecieron esta mañana con cubiertas y contenedores en el medio de la calle para evitar el paso de los autos. Amenazan con quedarse hasta tener respuesta de la EPE, denuncian la falta de luz y la llegada de las facturas con aumento.

Fuente: Rosario3