La Cámara de Máquinas de Oficinas debutó en la Asociación Empresaria

0
909

Veneta Rosario.
La Asociación Empresaria de Rosario (AER) sumó un nuevo integrante, la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (Camoca), que debutó en la ciudad con una campaña en la que promociona el uso de cartuchos remanufacturados. Se trata de una opción que combina el cuidado del medio ambiente, el bolsillo y el buen estado del equipamiento de trabajo. Sin embargo, aún no hay legislación que obligue a las empresas a utilizar productos refabricados.

“El costo del cartucho reciclado está en el orden del 40 al 60 % respecto del original , dado que se reutiliza muchas veces, y porque además, se ahorran el flete, la importación y los impuestos aduaneros”, indicó Mabel Schumilchuk socia gerente de Veneta Rosario, la empresa representante de Camoca en la AER. Además, su proceso utiliza más mano de obra local.

En cuanto a la calidad de los mismos, Schumilchuk agregó: “Cada cliente, obtiene al hacerse acreedor del cartucho, un seguro para reponer la impresora en caso de que esta presentara alguna falla, que hasta ahora en 13 años nunca ha sido utilizado”. A esto se le suma fundamentalmente la certificación IRAM – ISO 9001 , respecto de las características de calidad del producto y del proceso, igualándose de esta manera a los originales.

Cuidado del medio ambiente
Cada cartucho reciclado evita el consumo de 3 kilos de petróleo en el proceso de producción, lo cual corresponde a un volumen de CO2 de aproximadamente 6 kilos. Además se evitan más de 2 kilos de CO2 por cada cartucho en el proceso de producción. “Cada carcasa del cartucho puede ser recargado hasta 30 veces, con lo cual el desecho también se reduce exponencialmente, y aquello que no puede ser reutilizado se entrega a otras empresas para relleno de pavimento”, añadió Rosanna Recchia , también socia gerente de Veneta.

Protección del medio ambiente, calidad en los productos y de los procesos, contaminación cero, ahorro para las empresas que los utilizan, mantenimiento del buen estado de las impresoras e incluso incremento de la mano de obra local, son algunas de las fortalezas de la producción y utilización de productos remanufacturados.

Legislación desactualizada
En otros países es obligación refabricar, rellenar o remanufacturar porque está legislado para que cada empresa tenga que utilizar un procentaje de productos de ese tipo. En tanto, aquí no hay norma vigente. “Aún se nos considera dentro del rubro residuos peligrosos, a pesar , de que nuestros procesos ya no lo son”, enfatizó Recchia.