Transferencias 3.0: ¿Qué cambios rigen desde el lunes para los comerciantes?

0
757

El Plan Transferencias 3.0, que fuera lanzado hace un año por el Banco Central, se encuentra en su etapa final de desarrollo de los pagos con código QR, la reducción del uso del efectivo y la creación de un nuevo ecosistema de pagos integrado en la Argentina.

Desde el 29 de noviembre, todos los lectores de código QR deberán aceptar pagos por parte de todas las billeteras digitales. Si bien esta integración entre todos los medios de pago, puede tener algún período de demora, el sistema de Transferencias 3.0 ya se puso en marcha, en medio de una fuerte competencia entre diferentes billeteras, entre las que se incluye CAME Pagos.

Este sistema de pagos con QR combinará a todos los bancos con las fintech más conocidas del mercado, como el caso de Mercado Pago, Modo, ANK, Ualá y en nuestra zona Plus Pagos, conocida por todos como Billetera Santa Fe. Esto significa que todos los lectores de código QR instalados en un comercio, deberán aceptar pagos de todas las billeteras digitales.

La interacción de ahora en más es obligatoria e incluye a todos los aceptadores de pagos, o sea las empresas que ofrecen a los comercios el servicio de aceptar pagos con QR, ya sea uno estático en papel como uno dinámico, que puede ser leído desde una terminal POS o un celular. De ahora en más, cualquier comerciante podrá recurrir a los prestadores tradicionales como Fiserv, Prisma o Mercado Pago.

Lo bueno para el comerciante es que utilizando este medio de cobro, la acreditación de los fondos para el mismo es inmediata e irrevocable. Una vez que el pagador hizo el pago con su celular, el plazo máximo para que el dinero pase a la cuenta del comerciante es de 25 segundos, según dispuso el BCRA. Este aspecto es vital para el que cobra, ya que en tiempos de alto proceso inflacionario, los plazos largos de acreditación hacen que se desvalorice el dinero.

Con esta movida, se espera que comience el auge de los pagos con QR, ya que en cambio los cobros con tarjeta de débito se acreditan a las 24 horas, mientras que los de tarjeta de crédito lo hacen en un plazo de 8, 10 o 18 días, dependiendo del comercio.

La gran diferencia de los pagos hechos bajo el esquema Transferencias 3.0, es que los pagos son siempre irrevocables. Mientras que en los tradicionales, hechos con débito o crédito, si el cliente desconoce la operación y lo reclama a la tarjeta emisora, el pago puede ser “revocado”, en las Transferencias 3.0, una vez que los fondos ingresaron a la cuenta del comerciante, no vuelven a salir de ella. Esto evitará también todo tipo de papelería y firmas de recibos.

La comisión máxima a pagar del Plan de Transferencias 3.0 será del 0,6% al 0,8%, bastante más bajo que los cobros por débito o crédito. El Banco Central dispuso un mínimo de cobro, porque se esperaba que alguna empresa lleve la comisión a 0 para sacar del juego a sus competidores.

En cuanto al comerciante, el cobro con código QR abre muchas opciones para su clientes y reduce el uso de efectivo en el local, generando menores gastos y mayor seguridad. Aunque por supuesto, los pagos electrónicos exponen al mismo a mayores controles impositivos que los que se realizan en efectivo.

El usuario por su parte no tendrá costo alguno, será lo mismo que abonar en efectivo. Lo bueno es que las billeteras digitales no tienen costo de mantenimiento, con tener una es suficiente. Aunque se pueden utilizar varias para aprovechar las promociones.

Es importante recordar que no hace falta tener una tarjeta de débito para pagar con códigos QR, solamente es necesario tener una cuenta. Tanto los bancos como las fintech pueden abrir cuentas sin tener asociadas una tarjeta de débito o crédito. Aunque en este caso, para los bancos es obligatoria emitirla si el cliente lo solicita. Esto significa que podemos abrir una cuenta de forma gratuita en un banco o fintech sin pedir tarjeta de débito y utilizarla solamente para pagar con QR.